diumenge, 25 de desembre de 2011

Tantearse

Corre a la jofaina callejera para refrescarte la cara, pues centellea tu mejilla después de mis bofetadas. Perra, ordinaria y la más puta soy y cuanto más te humillo menos eximes tu traición y acabas por tambalearte y tu ego resopla y al final ante el público me dices que encima de tonta fui cornuda. Pero incluso sin saberlo, dime, quién te dejó.
Superficialmente ínclito enamorado, cómo habrá sido posible sangrar más la herida.
Rigurosamente y estratégicamente calculado el cariño, enfrentarse a cada caricia de manos nuevas, resistir yendo y viniendo. Y cuando me descuide, me encontraré sola y asustada. Manceba con demasiadas historias por olvidar. El darse cuenta de que uno amó algo que ni tan siquiera fue real. Mírate entonces y dime qué ves.

dilluns, 19 de desembre de 2011

Componentes X de conductas Y

Rigidez de la imposición, inflexibles, las palabras. Inexplicables los actos. Todo ello es perenne.
Un entrecejo martilleado, inmutable, que presenta un microscópico orificio a través del cual se filtra lo externo, y se comprime hacía un filtro de un código moral demasiado estricto para la succión de la realidad. Y luego se produce un intento de ingestión, y de ahí el vómito.

Todos los jóvenes sandios y sus convicciones dádivas no provocan más que soledad a mis entrañas. De las noches de patria al pescuezo retorcido de la claustrofóbica madrugada, sin dedos de rosa, como un heraldo se presenta para anunciarme que no hay más cesión. Y luego te me antojas, solitario. Y sólo quedan las palabras.

dimarts, 13 de desembre de 2011

"Me han recomendado que me aleje de mí"

Me ofreces de un racimo el mundo creyéndome Pandora. Porque siempre lo fui. Tan culpable de la desgracia humana. Conocedora de las consecuencias únicamente a merced. Ahora el manto de la rueca desgarrado no sólo cubre, ahoga. Quéeselamorquéselamor. Tensión en las piernas, mapas de memorias, yemas tibias, predicciones impúberes, tu nacimiento.
Y ahora te das cuenta, y ahora tú te das cuenta. Ahora. Las alcobas con sus nuevos inquilinos, las jarcias chamuscadas, a dónde vas a ir. El trémulo tacto que intentas confundir con tus bailes de licor, cuando poses tus manos en otras mujeres, sólo encontrarás mi piel, antes de estallar siempre mi boca. Porque es recíproco. Porque el mundo se retuerce cada vez que lo piensas.
Siempre después de tus arrebatos de despecho con Lou Reed, siempre, siempre llega Jacques Brel. Y retomas la batalla, ¿no ves que ya estamos muertos? Y te burlas de mis juramentos, no habrá decimo tercera parte, y tienes una fe ciega en nuestro no sé qué que supuestamente te redimirá de tus traiciones.
Tétricas sonrisas me dedican nuestros hijos a cada suspiro en la habitación. Pero firmes recordatorios de tu error me clavan la mirada. Una voz en off, flash back, los niños que me hablan de ti, los demás te quieren sepultar y a mí me sangra la nariz.
Gritemos: hágase tu voluntad. Y sí, tienes razón, porque nunca jamás haré nada tan real. De camino al purgatorio nos desviaremos y ese será nuestro momento. O qué más puedo decir, puesto que ya me he quedado bien a gusto.

diumenge, 4 de desembre de 2011

Relaciones cuchara

¿Quién es ella? Se desmaquilla. Son casi las seis y esta noche os pasasteis de la raya. Miras como vierte un líquido aceitoso en  la flor de algodón y como restriega sus pestañas de petróleo. Piensas que a ella siempre se le dio bien exterminar con sus ojos lacrimosos todo aquello que es excesivamente impoluto. Cómo el rímel se convierte en delator.
Recuerdas las conversaciones que tuvo, su idea del amor, André Breton. Ahora quiere ver todas las de Truffaut. Tú intentas complacer su canibalismo fetichista. Ahora dice que la ciudad esta bonita con las luces de navidad -ella impone la minúscula- pero, que es un gasto excesivo y que odia toda la hipocresía que envuelve a estas fechas. Tú no sabes seguirla, ves que no se entrega a tus caricias, metálica. Sólo percibes su candor al besarle la frente.
Ambos saben mientras caminan, ese domingo plateado, que no hay armas que valgan. Miedo invencible. Él desistirá envidioso de sus amigas y de la cálida sonrisa que ella les dedica mientras que por el rabillo del ojo le castiga por no morirdeamor.

diumenge, 20 de novembre de 2011

Desembarazarse

Membranas elásticas que se quiebran y cefaleas que arrasan con todo. Surgen en mitad de la noche y te pueden joder un concierto. Te joden todo el día siguiente y no puedes hacer nada más productivo que presenciar como transcurre la vida para los demás, porque hoy eres álamo.
La preceptiva del desembarazo se enardece sobre los jóvenes pilares.  Se es más devoto y más enfermo de la exhibición continua que es la vida. Hasta tus amigos son cómplices de ello. Todo se vuelve cada vez más simple, antaño helíade. 

dimarts, 15 de novembre de 2011

Compendios del aislamiento de Penélope

Voy más allá de tejer los estandartes de tu velatorio. Me es indiferente la aquiescencia de los ilustres cultos. La rueca polvorienta es mi derrota de los pedantes. Ser un esquimal te otorga la clarividencia necesaria para percibir que todo es una puta lista de vocablos ininteligibles y referencias que pueden hacer explotar a quién no esté preparado. Pero yo me acomodo en mi almohada.

No me podría sentir más segura que en este mismo momento, en el que me desprendo de todo lo material, todo lo sentimental, todos los fantasmas… sólo estoy yo. 

La nada es la respuesta a la existencia, es la bofetada. Venganza fría, racional y premeditada.

No más simulacros de emergencia, digo sin voz, con la garganta colapsada. Porque hoy no decir nada es la nueva estrategia de la vieja supervivencia.

dimarts, 8 de novembre de 2011

Sueño y otoño

El letargo del vigésimo tercer desahucio se incomodó. Y bajo las luces rancias de noviembre ya no quiere querer nunca. Una alteración de las tres unidades se posa en el balcón que da al casco antiguo de la ciudad, la parte vieja del organismo en potencia que se evade por esas callejas. Con sólo un jersey, sobre la mesa roída rescatada de un contenedor. El sueño concluirá cuando un navajazo en el bazo lo mate-por atribuir la culpa a un factor externo-. El licor fluye a lametazo limpio como el agua de la ducha que acaba por desparramarse y evidencia la conducta entorpecida que vuelve a ensoñar aquello que exige un alto precio. 

dissabte, 5 de novembre de 2011

Western, cinéfilos y cinéfagos

A las muchachas les gustaba ir de compras a centros comerciales. Acunaban una nueva sensación de vivir mientras ronroneaban sobre sus almohadas. Las estratagemas, los veredictos, al final ya estaba todo escrito. Todas las posibles acepciones ni se reciclaron, porque sus llantos se acomodaban en los bares. Porque no había campanas que doblasen por sus nombres, ni azulejos a juego con la cortina del baño. Las niñas ya no querían reír. Los dejes cinematográficos se tornaron vocablos necios. Ya no había tiempo para ilustrar los gustos personales. Cultivar los adentros granates con los estandartes elitistas definidos en los años cincuenta, su cine de autor y los clichés. Nada más que hogueras, las chicas se creían diferentes.

dimecres, 2 de novembre de 2011

Acuerdos tácitos

Acuerdos tácitos
en el aire
el éter
las membranas
los quehaceres

He decidido que voy a dejar de hacer cosas contrarias a mí misma, a mi yo. Aquello que me carcome, me devora, explota en mi interior. Las entrañas enfurecidas, las gargantas ahogadas, las manos trémulas. Ojos esquivos, pecho horadado, dientes de titanio.

No hay más salida que encubrirse.

Cómo entiendo a aquellos que desaparecieron -siempre al punto de partida-. Decido, consciente de que la fuerza de gravedad me hace volver. Siempre fuimos unos inadaptados, aquello a lo que aspiran los clichés. No hay más que aprender a aceptarse, reconciliarse por enésima vez y sentir de nuevo fluir.

diumenge, 30 d’octubre de 2011

El devenir de las horas exageradas

El tema se zanjó porque jamás hubo una historia, una historia que fuese palpable. Sucedía lacrimosa ante los ojos de quienes ni con doblar el dedo meñique mostraron amago por abortar la enfermedad, unos esquizofrénicos y otros fanáticos. Ella fue tan inocente, y pensar que al cruzarse con antiguos conocidos la conversación se dirigiría hacía otros caudales, pero hay gente que jamás cambia. No hubo concilios que estableciesen unas normas de convivencia, de cordialidad. Sólo quedan antologías y germinaciones.  Fulminar dulcemente con una mueca que se columpia entre el entrecejo fruncido y una media sonrisa, porque no hay otra forma de hacer frente al vigésimo tercer desahucio. Dejarán arder los vestigios de lo que fue y lucharán por vencer a lo que pudo haber sido. "Tal vez así sea mejor"dicen los nobles consejeros. Y se dicen a sí mismos: "a veces hay que aprender a resignarse". Pues quién pudo interpretar esa tendencia inexplicable.

dilluns, 24 d’octubre de 2011

Inextirpable

"Recuerdo que la segunda vez que la vi, me dijo que en ningún momento había esperado volver a verme, y la próxima vez que la vi dijo que pensaba que yo era un morfinómano, y la vez siguiente me llamó dios, y después intentó suicidarse y luego lo intenté yo y después volvió a intentarlo ella, y nada dio resultado, salvo el de unirnos más, tanto, de hecho, que nos compenetramos, intercambiamos personalidades, nombre, identidad, religión, padre, madre, hermano."


Henry Miller. 1939. Trópico de Capricornio.

dimarts, 18 d’octubre de 2011

black sheep

Nunca  jamás se había acumulado tanta desdicha en un salón. El castigo cruel del hijo que se odia a sí mismo. Desviar la mirada ante la clara tendencia de estos últimos años a una muerte asegurada, antes que un futuro incierto. Que fuiste la marioneta del subconsciente y que nada era tan literario como hiciste parecer. Que el único que compartió tu locura y habló tu mismo idioma fue un cadáver que quiso morir contigo. Que inexplicablemente siempre amaste más la vida, que se mostraba siempre gris, y tú te estampabas contra ella y la sangre se te presentó como el mismo Dios. Y de ella quisiste hacer tu arte, y de éste tu vida. Pero el temor a una vida inútil, mediocre, el más probable augurio del que se cree huérfano, el que se cree que padece algún tipo de enfermedad mental, porque si no nada de esto tiene sentido. Y buscar el por qué a demasiadas cosas ya no es una opción, tan sólo queda respirar porque ya no tienes fuerzas para hacer otra cosa.

dijous, 13 d’octubre de 2011

Amantes #2

Me gusta escuchar Astor Piazzolla, preferiblemente Milonga del Ángel, para canalizar esa instantánea sensación de desdicha, abandono y miseria que aparece justo después de hacer el amor. El lecho se transforma en una vereda –o vedera- y moribundos bajo la lluvia, tan nosotros los amantes traicionándonos, nos quedamos tirados, repugnantes, albergando lo poco de verdad que queda en nuestra historia. Realidades metaforseadas por conductas esquizofrénicas para sobrellevar la cotidianidad, como la vieja costumbre de atribuir bandas sonoras  a esta situación por ejemplo. Y al marcharme Alfonsina y el mar, Flor de Lino... creo así nuestro final. Como los pactos benevolentes, casi compasivos del tedioso despertar de los atrincherados.

dimecres, 12 d’octubre de 2011

Caminar desnudo por los pasillos sin que nadie se inmute

No sé si alguna vez te ha ocurrido, pero el caso es que en el momento en que se vislumbran a lo lejos los abruptos polos que rasgan el cielo ensangrentado, no hay primavera que valga. Y diciendo lo de la primavera me refiero a que el deshielo fue una elucubración mía. Quiero decir, que al final no había nada y otro chasco y bla, bla, bla.

Y claro uno intenta recomponerse otra vez y es inevitable echarle la culpa al karma, que es más pintoresco. Este es el punto al que quería llegar, uno se pregunta si es posible escapar del pasado cuando el muy cabrón te espera sentado en un banco. Y ahí llegamos al núcleo de la cuestión: ese preciso instante en que te crees que llevas escrito “VULNERABILIDAD” en la cara. Y te llegas a creer que hasta una hormiguita se mofa de ti, te escruta el alma con la mirada, porque tú vas desnudo y todo el mundo puede admirar tus heridas y mientras chorrea la sangre, la gran institución de observadores implacables te toma como un buen ejemplo de catarsis y distraen su tiempo con tu dolor.

No sé muy bien si te habrá ocurrido lo mismo, seguramente no. Discúlpame por saturarte con este amago de expresión, tal vez un indicio de eclosión, pero está claro que son demasiadas cosas y al fin y al cabo a veces tienes que mandarme a la mierda para que me calle y disfrute de este magnífico atardecer de otoño y un saxo de fondo...

dimarts, 27 de setembre de 2011

El primer día

Fue entrar y allí mismito, como un manotazo en la cara. Sentí como unas ganas de vomitar y me intenté despistar buscando alguna cara conocida que me escondiera.  Un acontecimiento nimio, un jarrón de agua fría, una carcajada burlona cuyo eco frunce mi ceño hace ya más de dos años. Y  ella, tan insidiosa.
La estrella de la fiesta es una sombra desconocida, buscando desesperadamente en el bolso alguna certidumbre o el mechero maldito. Se escabulle por los pasillos al ver caras conocidas y si no puede camuflarse saluda con esa mirada siempre tan esquiva, como si los demás pudiesen zambullirse en sus ojos y agarrarle por la garganta. Y cuándo no se ha sentido ausente, como si siempre hubiese habido un cristal límpido que a manotazos desdeñosos y frustrados ha captado su verdadera esencia a causa de tanto fervor por tocar la vida y lamerse las yemas húmedas. Un deseo embotellado que le proporciona la clarividencia de un loco que ignora cualquier norma social y grita en desacuerdo al mundo, perro. Pero siempre se es más cobarde que los locos y torpemente complaciente con todos los energúmenos que nos hacen la vida francamente imposible.
-insólitamente septiembre ha sido un mes muy productivo-

dissabte, 24 de setembre de 2011

Esas tardes que

Recobrar el aliento, caminar por la catedral con las mismas incertidumbres de antaño. Nada ha cambiado, como si el tiempo siempre te hubiese mantenido aquí, en este paisaje recién otoñal que se abriga en un fino jersey color gris perla. Una lluvia de títulos desconcertantes invitan a asomarse pero esas puertas ocultan demasiadas caras nuevas. Y ahora mismo buscas la austeridad.

Y al final acabas con Cortázar en el bolsillo para variar y escuchas El perseguidor en tu cabeza y el cappuccino se hace más espumoso. Al descender por las escaleras hacia el Borne, ves que nada ha cambiado porque el tiempo no ha existido este último año. Siempre estuviste aquí, mirando el mar soñando con comprar algún piso por el Casco Antiguo.

Las impertinencias de los demás distraen tu actitud contemplativa y te preguntas en qué se basa realmente el existir, cómo se saca provecho a la vida. Cómo escapar de lo cotidiano para no oxidarse el alma. En el fondo buscas la inmortalidad de tus palabras que las barre el viento con hojas secas y te agarra del pescuezo el pasado que mancha el papel. Y descubres que tienes todo por decir y eso se reduce a tu mirada perdida. Que tus máscaras y frivolidades esconden una carencia existencial inquietante, una búsqueda indefinida, inamovible como esa catedral.

Te has ido y has vuelto y siempre has estado aquí, “qué invención el tiempo” piensas. Sigues siendo el mismo, todo tal y como es ahora te resulta tal y como hubiese tenido siempre que ser y descubres que pintando tus propias realidades sales ganando e intentas rozar de vez en cuando con la punta del pie el suelo, para comprobar que aún sigues allí.

divendres, 9 de setembre de 2011

Llegas y tal cual

Menos es más y sin duda alguna con nuestros más y nuestros menos somos hoy lo que menos deseamos y más ansiamos: unos necios apocalípticos del fracaso, un silencio agrietado que se sincera en el lavabo.

divendres, 12 d’agost de 2011

El colmo de las sensaciones

Ese olor impúdico tuyo. Las leyendas de tu pasado retumban en mi cabeza y ansío ensordecer mientras te beso y tú  luchas contra mis muertos más queridos cual jarcia fuese, cual furcia amases. Amarrar el temor que me desenfrena, me cohíbe a veces, me entrega al dulce placer del ensueño.
Los desconocidos se tumban en mi cama y gozan del desdén de acomodarse mientras yo de reojo distribuyo, como siempre nerviosa, mis pesadillas. “Más a la izquierda, un poco más alto”. Allí está mi muerto preferido.
Un par de días después con un harapo quito el polvo de mi habitación y cambio las sábanas porque los invitados ya se fueron,  por ello me siento mejor. Cada rincón es silencioso, sin impertinencias. Me doy cuenta de cuánto necesitaba la soledad.
Progresivamente pertenezco menos a todo pero ansío hallar mi propio lugar. “Devuélvanme mi ingenuidad”, pienso mirando a los fantasmas. A decir verdad, cada detalle tuyo me arranca una sonrisa y sólo los míos lo saben... puede que vuelva a sucumbir.

diumenge, 7 d’agost de 2011

Reencuentros

Por fin le dije adiós a mi sombra. Y tenía sed de venganza pero me aparté como siempre quise hacer. Sentí que era otra siendo la misma. Nada volverá a ser igual, y tal vez eso es lo que me entristece porque sé que esta vez va en serio.

dimecres, 3 d’agost de 2011

Despecho

Pasé de la inocencia a la brutal bienvenida de los cuerpos humeantes, un jolgorio de roces y terremotos dentro de los huecos más abruptos. Navegué a contra corriente sin saber muy bien por qué y nada más zambullirme aclamaron todos mis yos el esperpéntico escenario de mi confusión, celebrando el matiz de mi nueva trayectoria. Expulsé por los poros de mi piel las últimas gotas de rencor y decidí olvidarme de quién era, porque la dualidad me transmutaba y me volvía injusta y absolutista. Por eso ante tantas personas no me obligues a pronunciarme, he llegado aquí límpida y desnuda para que me escrutes hasta el alma. Quiero absorber cada palabra y regocijarme en el rubor. Y así, algún día podré volver a definirme.

divendres, 29 de juliol de 2011

Cuadernillos Bruño

La solución al teorema del pozo oscuro parecía no más que el viejo remedio de cortar por lo sano la cuerda podrida. Y en cuanto a eso, pareció no funcionar porque por mucho que Sabina y Gardel sabían como a resina y no a humedad negra, el tiempo parecía torcerse y se asomaba a ese fondo intestinal. Y otra vez de nuevo, la humedad negra. Y es que la vida es un teatro, y el destino un voayeur  muy enfermo expectante a nuestras reacciones. Quién puede resistirse a no unirse al espectáculo, me pregunto mirando con recelo a los indiferentes. La complicidad del juego, el elixir masoquista que aviva los ahora teclados y pinceles. Todo lo amargo da brío a mis dedos y rendida ante la guerra inminente, por primera vez me río y poco a poco voy apreciando más mi única oportunidad en esta tierra, bajo una condición solitaria que forma parte del acuerdo de… lo que parece ser hoy por hoy mi vida. 

dimarts, 19 de juliol de 2011

Madrugadas de computadora humeante

Resistencias y megáfonos que se aparean ante la mirada paralizada de un espectro que busca una sustancia vital, hambriento por conocer de pleno el mundo. El frío celestial de la madrugada y la infranqueable línea del orgullo más trivial. Se encontraba a sí misma ante la pantalla del ordenador cavilando qué podría decirle en alguna carta, y las palabras de sal volarían con el viento al acabarla. “No sé qué clase de persona soy, ni siquiera yo sabría decirte”. Porque aferrarse a una probabilidad siempre fue la opción más sencilla, y por eso soñaba sin parar para matar poco a poco el cinismo de su alma, fruto del más tibio y terrible amor que jamás pudo existir sobre la faz de la ciudad, el mar eterno y siempre una isla solitaria en sus costas azules.

diumenge, 17 de juliol de 2011

Amanecernos

El tedioso amanecer de las buganvilias
y tu pelo enmarañado a mis dedos cobardes,
acordes de perversión de una noche
hoy milenaria.

divendres, 15 de juliol de 2011

Dicen vagabundos vanguardistas

 -Lo único que me interesó de la vida fue sacar provecho de ella, violarla y robarle todo cuanto tuviese y luego burlarme de ella meándome encima. Pero el único meado que hice fue fuera de tiesto y la pagué con quien menos lo merecía y al final fui y soy el objeto de burla. Porque el único fin que me espera es el de la mediocridad. Mi nombre jamás saldrá en los periódicos, al fin y al cabo, el tremendísimo espectáculo no se basa en el triunfo sino en nuestros propios fracasos y cómo nos desenvolvemos en la mierda. Ése es el verdadero arte. Moriré ridículamente ante mis propósitos, pero el infierno de mi desgracia será un eterno mar de inspiración, un museo de entrañas.

dijous, 14 de juliol de 2011

Fruta prohibida

-Estamos en nuestra edad frutal. Somos cítricos en el amor. Nuestro agrio efecto es inmediato después de ser absorbidos en el sexo. Somos como un racimo de animales cobardes, nosotros. Y sabemos muy bien quiénes somos y qué nos diferencia de las otras manzanas, simples y fáciles de ingerir.

Del cigarrillo quedaba nada y la boquilla parecía arder en sus labios. Pero él seguía fumando con una voracidad que escurría cada vez más su mirada. La tentativa de hacerle el amor persistía, pero todo era demasiado explícito así que olvidó esa idea y optó por convertirse en su amiga más leal.

dimarts, 14 de juny de 2011

Amantes #1

Sus amantes y los suyos. Los otros amantes de los amantes. Ese rinconcito donde nada pueda pasar y ellas dejen que llueva. Ese rinconcito donde nadie pueda pensar. Que el hablar sea inconsciente y el abrochar el antítesis de la nueva sinfonía. Sí. Los amantes de los amantes.

Quienes lo dicen y quienes lo cuentan. Sí. Los amantes de los amantes.

Amar sin verbos.  Como coser un botón, sin pensarlo demasiado. Como cuando los amantes se aman sin amarse. Y que los que amen amar sigan blancos, que jamás sean conscientes de que no aman a nadie, que huyan del escalofrío. Yestos deseosos, respirando el fútil paisaje que redecora sus sueños, excusan las situaciones para hallar un fluido de verdad en tan embriagadoras torres acrobáticas. Que el amante del amante fracase en su mente, porque le echará de menos, sinceramente deseará hacerlo. Lo disculpará y se reprochará su definitorio, aunque comprensible pesimismo.  

Y el amante se encuentra de nuevo en su conciencia tentada por recuperar los inútiles capítulos de un pasado poco merecedor de mención, antítesis de la realidad de aquél considerado que siempre se creyó el rey de la historia. Recobrando aliento, el amante busca exaltarse con algo, pero no encuentra nada. Porque hay nadas que son muy poca cosa para tomarlas en serio, aunque el amante querría hacerlo y así la necesidad de exaltación se vería complacida otra semana más.

Pero ya no queda nada más que esperar a otra casualidad. Y el amante juega como todos los demás y entre esa sombra es difícil reconocerse. Así los amantes pueden pasar desapercibidos a otros amantes. Y aunque lleguen a ansiar a través de sus cuerpos ese cielo por una casualidad desatendida, el miedo, que es el gran actor del reparto, se encargará de volver anécdota lo que pudo ser eco.

dilluns, 6 de juny de 2011

Anatomía

Como prueba palpable de la siguiente afirmación, intocable, tenemos al cirujano KeatsPues el estudio de la anatomía incrementa la capacidad de observación del poeta.

Por eso se hundía en los cuerpos. Buscaba sujetos a altas horas de la madrugada, amargamente descomponiendo las mezclas de la copa. Nuevos métodos analíticos para la composición de odas. Amor carnal con el fin de honrar el hervor de su propia sangre.

Y que una punta toque otro extremo y apague el fuego con su húmedo abrazo. Ahogarse y amarrarse al cabello para no perecer en el vacío. E intercambiar terremotos. Confundir el río con sus peces y el fin con su fin. Que los acordes lluevan como los ángeles lloran de envidia.  

Él "volando por universos de licor"; ella, petite mort. 

dissabte, 14 de maig de 2011

El espectáculo ya comenzó

Cuando decía mucho y en el fondo no decía nada. Sexuaba las palabras intercalando sus recursos elitistas en la simpleza del vacío- que no era más que su interior, su falta de convicción en sí misma-. Y así vamos, propagando las fingidas grandezas de quienes carecen de su mítica sensibilidad literaria a la hora de joder al otro, que es el verdadero gilipollas de esta historia.

dimarts, 3 de maig de 2011

Mis comunicaciones

Teniendo en cuenta  lo inefable, que es parte casi crónica de ese tumultuoso efecto de un empeño casi, de nuevo inefable, por desear esparcir con semillas el interior -muy- oscuro, sólo puedo decir que sí, es tenebroso. Algo que se conforma con una lectura rápida de sí mismo a las tantas sin saber muy bien nada de nada y creo que esa es la base para poder sentir brotar la herida vital. Como un autorretrato diría yo. Pero el pincel es el dedo manchado de sangre. ¿Y el lienzo? Un vientre o un pozo ahogado que muchas veces puede ser una boca, una boca ácida.

dimecres, 20 d’abril de 2011

Claustrofobia insular o Cuidad residual

- ¿Qué tal estás?
- En Barcelona.
-  Sí, pero ¿cómo te encuentras?
-   En Barcelona.
 Coño, ¡¿pero cómo estás, joder?!
-  Sin nada a lo que aferrarme, en un sitio y otro. La isla de la calma y la familia, todo igual. Pero yo distinta y distante, un poco inefable que no vale la pena decir, es cansancio existencial y un par de películas de terror dirigidas por el subconsciente, qué miedo todo, ay.
- Tremendo che.
- Analíticas de sangre y mucha quietud, terremotos similares a una adolescencia anclada en la tierra que me parió - Sa Terra.
-  Tremendísimo.

diumenge, 3 d’abril de 2011

Allò que és tan nostre com no tenir-ho

Esto y aquello y Criticarem les noves modes de pentinats y las tardes del domingo nada serán sin la substancia acaramelada. Recordaremos el bullicio de las paredes agrietadas de tanto pensar, mis elucubraciones, tu línea bienestar apocalíptico y aquel pitido. Mendigaremos un ápice de adrenalina, animales cautivos, tardes risueñas que amagan tristeza, dolor, miedo. Por eso.

Y tu aroma floreció en mi habitación, yo inspiraba como hambrienta. Tu piel de leche, el abismo que me mira. Matándonos tan expuestos, descabellada interacción. Alas esquivas, una marea sube y baja, las olas van y vienen, todo es un remolino y yo no sé por dónde empezar a contar los días. Que el capítulo de tus fantasmas deambulando por mi casa ya pasó, que me harté de callar enredos. Y ahora no sé lo que toca. Incertidumbre intentando acercarse, tanteando el terreno como un zorro asustado que quiere simpatizar con mis ojos que luchan contra lo de siempre, que ya cansa y es tan mío.

dimarts, 29 de març de 2011

La ficcionalización de los sueños

En muchos sitios a la vez, los tiempos se sucedían como una atracción de feria y su música incitaba al ritmo de caerse, enmudecer y disolverse. Un gran pedazo de nada.
Explica el murmullo del agua y darás con una puerta cerrada. Y tras ella las verdaderas palabras esperan a que te consumas en su canto amargo, para poder así, mínimamente, dar a entender a las pupilas dilatadas una brisa de (in)certidumbre.
Y entre tantos versos magullados, hacer de un cuerpo mutilado una escultura, un legado de buenos intentos y soluciones dispersas. Tales son los prestigios y condenas de quien elige cruzar esa puerta.

dissabte, 26 de febrer de 2011

Lucas, sus comunicaciones

Como no solamente escribe sino que le gusta pasarse al otro lado y leer lo que escriben los demás, Lucas se sorprende a veces de lo difícil que le resulta entender algunas cosas. No es que sean cuestiones particularmente abstrusas (horrible palabra, piensa Lucas que tiende a sopesarlas en la palma de la mano y familiarizarse o rechazar según el color, el perfume o el tacto), pero de golpe hay como un vidrio sucio entre él y lo que está leyendo, de donde impaciencia,relectura forzada, bronca en puerta y al final gran vuelo de la revista o libro hasta la pared más próxima con caída subsiguiente y húmedo plof.

Cuando las lecturas terminan así, Lucas se pregunta qué demonios ha podido ocurrir en el aparentemente obvio pasaje del comunicante al comunicado. Preguntar eso le cuesta mucho, porque en su caso no se plantea jamás esa cuestión y por más enrarecido que esté el aire de su escritura, por más que algunas cosas sólo puedan venir y pasar al término de difíciles transcursos, Lucas no deja nunca de verificar si la venida es válida y si el paso se opera sin obstáculos mayores. Poco le importa la situación individual de los lectores, porque cree en una medida misteriosamente multiforme que en la mayoría de los casos cae como un traje bien cortado, y por eso no es necesario ceder terreno ni en la venida ni en la ida: entre él y los demás se dará puente siempre que lo escrito nazca de semilla y no de injerto. En sus más delirantes invenciones algo hay a la vez de tan sencillo, de tan pajarito y escoba de quince. No se trata de escribir para los demás sino para uno mismo, pero uno mismo tiene que ser también los demás; tan elementary, my dear Watson, que hasta da desconfianza, preguntarse si no habrá una inconsciente demagogia en esa corroboración entre remitente, mensaje y destinatario. Lucas mira en la palma de su mano la palabra destinatario, le acaricia apenas el pelaje y la devuelve a su limbo incierto; le importa un bledo el destinatario puesto que lo tiene ahí a tiro, escribiendo lo que él lee y leyendo lo que él escribe, qué tanto joder.



CORTÁZAR, Julio. 1979. Un tal Lucas.

diumenge, 13 de febrer de 2011

A Gràcia

Los ojos tristes son los más bellos.
La melodía de la herida sangrante, celestial.
Y es que cuando la vida más tira, los jarrones se rompen,
la razón se me desvanece y solos acabamos volviendo.
Saben dulces sofocados los besos
de encaje carnal y alientos dispuestos a naufragar.
Puras celebridades del error más mutuo,
una sinfonía de estaciones enmarcadas,
títulos en la mesilla desvelada,
banderas de sábanas roídas;
entrego así la confesión
y nunca me alegré tanto por la derrota
el más extenso rumor, mi rendición.


diumenge, 2 de gener de 2011

Año Nuevo

¿Cómo sigue el hilo de esta historia? Nunca se me dio bien ser Penélope. Sin nuevos propósitos, sin saber cómo clasificarnos. No queremos la guerra ni tampoco el paraíso, pero cada puta noche suspiramos y despotricamos contra el paraíso. Y sigo insistiendo en la sombra -era, ¿soy? yo- Señores del Jurado.

Yo recuerdo “el zaguán donde te desnudé sin quitarte la ropa”