divendres, 9 de setembre de 2011

Llegas y tal cual

Menos es más y sin duda alguna con nuestros más y nuestros menos somos hoy lo que menos deseamos y más ansiamos: unos necios apocalípticos del fracaso, un silencio agrietado que se sincera en el lavabo.