diumenge, 20 de novembre de 2011

Desembarazarse

Membranas elásticas que se quiebran y cefaleas que arrasan con todo. Surgen en mitad de la noche y te pueden joder un concierto. Te joden todo el día siguiente y no puedes hacer nada más productivo que presenciar como transcurre la vida para los demás, porque hoy eres álamo.
La preceptiva del desembarazo se enardece sobre los jóvenes pilares.  Se es más devoto y más enfermo de la exhibición continua que es la vida. Hasta tus amigos son cómplices de ello. Todo se vuelve cada vez más simple, antaño helíade. 

dimarts, 15 de novembre de 2011

Compendios del aislamiento de Penélope

Voy más allá de tejer los estandartes de tu velatorio. Me es indiferente la aquiescencia de los ilustres cultos. La rueca polvorienta es mi derrota de los pedantes. Ser un esquimal te otorga la clarividencia necesaria para percibir que todo es una puta lista de vocablos ininteligibles y referencias que pueden hacer explotar a quién no esté preparado. Pero yo me acomodo en mi almohada.

No me podría sentir más segura que en este mismo momento, en el que me desprendo de todo lo material, todo lo sentimental, todos los fantasmas… sólo estoy yo. 

La nada es la respuesta a la existencia, es la bofetada. Venganza fría, racional y premeditada.

No más simulacros de emergencia, digo sin voz, con la garganta colapsada. Porque hoy no decir nada es la nueva estrategia de la vieja supervivencia.

dimarts, 8 de novembre de 2011

Sueño y otoño

El letargo del vigésimo tercer desahucio se incomodó. Y bajo las luces rancias de noviembre ya no quiere querer nunca. Una alteración de las tres unidades se posa en el balcón que da al casco antiguo de la ciudad, la parte vieja del organismo en potencia que se evade por esas callejas. Con sólo un jersey, sobre la mesa roída rescatada de un contenedor. El sueño concluirá cuando un navajazo en el bazo lo mate-por atribuir la culpa a un factor externo-. El licor fluye a lametazo limpio como el agua de la ducha que acaba por desparramarse y evidencia la conducta entorpecida que vuelve a ensoñar aquello que exige un alto precio. 

dissabte, 5 de novembre de 2011

Western, cinéfilos y cinéfagos

A las muchachas les gustaba ir de compras a centros comerciales. Acunaban una nueva sensación de vivir mientras ronroneaban sobre sus almohadas. Las estratagemas, los veredictos, al final ya estaba todo escrito. Todas las posibles acepciones ni se reciclaron, porque sus llantos se acomodaban en los bares. Porque no había campanas que doblasen por sus nombres, ni azulejos a juego con la cortina del baño. Las niñas ya no querían reír. Los dejes cinematográficos se tornaron vocablos necios. Ya no había tiempo para ilustrar los gustos personales. Cultivar los adentros granates con los estandartes elitistas definidos en los años cincuenta, su cine de autor y los clichés. Nada más que hogueras, las chicas se creían diferentes.

dimecres, 2 de novembre de 2011

Acuerdos tácitos

Acuerdos tácitos
en el aire
el éter
las membranas
los quehaceres

He decidido que voy a dejar de hacer cosas contrarias a mí misma, a mi yo. Aquello que me carcome, me devora, explota en mi interior. Las entrañas enfurecidas, las gargantas ahogadas, las manos trémulas. Ojos esquivos, pecho horadado, dientes de titanio.

No hay más salida que encubrirse.

Cómo entiendo a aquellos que desaparecieron -siempre al punto de partida-. Decido, consciente de que la fuerza de gravedad me hace volver. Siempre fuimos unos inadaptados, aquello a lo que aspiran los clichés. No hay más que aprender a aceptarse, reconciliarse por enésima vez y sentir de nuevo fluir.