dilluns, 19 de desembre de 2011

Componentes X de conductas Y

Rigidez de la imposición, inflexibles, las palabras. Inexplicables los actos. Todo ello es perenne.
Un entrecejo martilleado, inmutable, que presenta un microscópico orificio a través del cual se filtra lo externo, y se comprime hacía un filtro de un código moral demasiado estricto para la succión de la realidad. Y luego se produce un intento de ingestión, y de ahí el vómito.

Todos los jóvenes sandios y sus convicciones dádivas no provocan más que soledad a mis entrañas. De las noches de patria al pescuezo retorcido de la claustrofóbica madrugada, sin dedos de rosa, como un heraldo se presenta para anunciarme que no hay más cesión. Y luego te me antojas, solitario. Y sólo quedan las palabras.