divendres, 17 de febrer de 2012

Un haiku del siglo XII como paradigma de la enajenación

INSOMNIO
Cuando el pájaro del sueño pensó en hacer su nido en mi pupila, vio las pestañas y se espantó,
por miedo de las redes.

Abu Amir Ben Al-Hammara

A las altas horas de cada noche
te entregas a la imagen visionaria
de los muchos vanguardistas,
la imagen predilecta del papel:
qué se te aparece.

Que la lunática acoja
desde sus tobillos pueriles
el resplandor blanco del sol,
un manantial de vida acumulada.

Acongojada abre su boca
y bebe del licor ancestral,
cubre su cuerpo de mantos
de piel y saliva.

Fugazmente se suspende el tiempo
pero vuelves a tu lecho
para darte cuenta de que sigues ahí,
donde debes estar

Álter ego nocturno,
cotidianeidad del insomnio
dónde queda el reencuentro
dónde se halla la paz efímera
del silencio consciente,
la luz de nuevas esperanzas,
los sueños predilectos del papel.