divendres, 28 de setembre de 2012

Explotar la tristeza

Una gota que escasea roza la cara, la humanidad se escampa cruel en mi vida de idas y venidas para regresar a un mismo origen donde aún se sigue percibiendo el clamor del proletariado. Y mientras todo eso sucede uno se debate entre ofrendar la debacle emocional con otra lágrima más maravillosamente, o ser medio hijo de puta y usar la desesperación como materia prima, ilustrando cada detalle y escribirlo, escribirlo todo.