diumenge, 16 de setembre de 2012

La chanson française y la mujer enamorada

El domingo vive La Bohème yendo y viniendo a través del París del pasillo. Adivinaron sus senos cada vez que se inclinaba para llegar al romanticismo, a los rincones cenicientos de su cuerpo inerte y Que C'est Triste VeniseLe Métèque cuando imagina un medio día bañado de sol pluvial paseando por ciudades desintoxicadas. Mientras espolvorea el resto de la casa crea mariposas grises en llamas tan breves como Ne me Quitte Pas o Et Maintenant -que nunca se escuchan suficientes veces- siendo una perfecta surrealista sin saberlo.