dijous, 1 de novembre de 2012

Humanismo anárquico

Partimos de la fragmentación y nuestras vidas se fundamentan en la búsqueda de lo absoluto. Cada yo es un nuevo paradigma de la humanidad; somos las caras ensombrecidas de un cosmos impreciso. Quiero comprenderte, pero no me comprendo. Si Montaigne se justificaba aludiendo a la contradicción que tanto nos define, yo me apoyo en las injusticias de este mundo, y a partir de ahí todo vale.