dimecres, 20 de març de 2013

La primavera de Antonia Gutiérrez Bueno

Supuesta timidez que calibra las acciones. Estío valleinclanesco o historia que nunca terminó. Los espacios se vertían y en cada verso de un roce humedecían los muslos. Ahora a medio camino entre la frescura de abril y la deshidratación de agosto están las soledades eruditas extremadas en estatismo y estetismo. Al tratar de concluir, los recursos formales se amontonaron desde el pasado indígena a la civilización de una madurez resignada. Entonces explota primavera con su nueva onomástica. Entonces hay una metáfora dentro de otra metáfora y una mujer se subleva y en el amor puede que se nos dé un respiro.